CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DE UNA BUENA IDEA DE NEGOCIO




Muchas personas que han decidido emprender un negocio propio quieren saber si la idea de negocio que piensan emprender es buena o no, y por ello a continuación te explico lo que considero son las características básicas de una buena idea de negocio. 



Debe estar dirigida a un cliente ideal (un público objetivo adecuado).

Las empresas tienen como clientes a personas u organizaciones, y es posible que existan muchas personas u organizaciones que necesitan y pueden comprar tus productos, pero es importante que te enfoques a un segmento del mercado; es decir, a un grupo específico de personas u organizaciones que tengan características similares. Personas o empresas que tengan la necesidad y deseos de comprar el producto que vendes, y que además puedan pagar por él; y además, existan en una cantidad tal que te permita obtener el volumen de ventas y rentabilidad que esperas.

Y debes hacerlo por dos razones fundamentales:

a)    Podrás conocer a los clientes al detalle y en lo más mínimo posible: sus necesidades, cómo se comporta, cómo utiliza el producto, qué preferencias tiene, cuáles son sus características. Al conocer bien a los clientes podrás ofrecerle exactamente lo que necesitan y desean, y además conocerás sus expectativas.
b)    Podrás elaborar una estrategia de negocios enfocada a ellos y no a otro tipo de público, y podrás concentrar tus esfuerzos y recursos en ellos, y de esta manera obtendrás mayores ventas, porque les ofrecerás exactamente lo que buscan.


Debe ser altamente diferenciada.

La alta diferenciación es también conocida como ventaja competitiva, quiere decir que tu producto o servicio posee una característica única, original y novedosa que no lo tiene la competencia; y dicha diferencia es o será la razón por el cual los clientes preferirán a tu negocio antes que a los competidores. Es decir, que tu negocio sea el único que lo ofrezca.

Al ser único en el mercado, tu negocio se convierte en un monopolio, porque en el mercado el único que ofrece tal diferencia eres tú, y esta situación te pone en ventaja con respecto a tus competidores, y por ello podrás cobrar un precio más elevado que ellos; y existirán clientes dispuestos a pagar por disfrutar y vivir la experiencia de dicho producto o servicio diferenciado.

En tu pequeño negocio, si no logras una alta diferenciación en tus productos o servicios, simplemente será uno más de los muchos y no existirá una razón de peso para que los clientes quieran comprar tus productos o servicios. Por lo tanto, tus ventas serán bajas; y seguramente, con la idea de vender más, harás lo que hacen equivocadamente muchos emprendedores: bajar sus precios.

Por otra parte, ten muy presente que la diferencia que ofreces es lo que debes comunicar y hacer saber a los clientes, para que te posiciones en la mente de ellos, de manera que cuando necesiten el producto inmediatamente piensen en el tuyo.

La diferenciación debe responder con claridad y simplicidad la pregunta: ¿Por qué razón o razones los clientes preferirán tus productos o servicios y no los de la competencia?


Debe satisfacer a una necesidad y deseo (o resolver un problema), y también cumplir con expectativas.

Las empresas tienen como clientes a personas u organizaciones, y estas a su vez tienen necesidades, deseos, o problemas que atender y resolver; así como también expectativas.

En la medida en que las empresas ofrezcan productos y servicios que satisfagan sus necesidades y deseos, resuelvan sus problemas y cumplan con las expectativas, los clientes se sentirán satisfechos y desearán repetir la compra.

Por ello es supremamente importante conocer las necesidades y deseos, y las expectativas de los clientes.

Las necesidades

Las necesidades son estados en los que el ser humano siente la carencia, falta o privación de algo. Según Maslow, las necesidades pueden dividirse de la siguiente manera:

·         Fisiológicas: Necesidades de alimento, bebida, sexo, refugio y descanso.
·         Seguridad: Necesidades de seguridad física, empleo, familiar, salud, protección y orden.
·         Pertenencia y amor: Necesidades de afecto, aceptación, amistad y pertenecer a un grupo.
·         Estima: Necesidades de respeto, reputación, prestigio y estatus.
·         Auto-realización: Necesidades personales de alcanzar la plenitud en su vida.

Los deseos

Un deseo es la exteriorización de la necesidad o expresión personal de la voluntad de satisfacer una necesidad. Una necesidad se convierte en deseo cuando se dirige a objetos específicos que podrían satisfacerlos. Por ejemplo, la necesidad de bebida puede hacer que una persona desee tomar agua sola o un jugo de fruta; o la necesidad de  alimento puede llevar a una persona a desear comer comida mexicana o comida peruana.

Debes tener presente que los deseos pueden explicitarse mucho más, y no solo al producto sino también a otros aspectos del servicio, tales como la comodidad. Ejemplo, quiero tomar un jugo en un lugar muy acogedor y cómodo, y no en uno incómodo o simple. Por lo tanto debes estar muy al tanto de los deseos de los clientes, al mínimo detalle.

Las expectativas

Son las cosas que el cliente espera obtener y recibir como mínimo de un determinado producto o servicio. Es como un estándar que el cliente fija para el producto o servicio que va a adquirir.

Es muy importante conocer las expectativas del cliente con respecto a tu producto o servicio, para que puedas ofrecer al cliente lo que espera. Por ejemplo, si voy a comprar jugos de fruta en un negocio de bajos precios, lo mínimo que espero es que exista higiene y limpieza, que sirvan la cantidad razonable, en un envase normal, etc.

Otro ejemplo: En un restaurante de nivel A1 un cliente puede esperar que como mínimo tenga un servicio higiénico con limpieza impecable, con equipos de marca A1, con insumos y materiales de primera calidad, con ambientes muy perfumados y una persona de atención. En cambio en un restaurante de baja categoría lo mínimo que espera un cliente es un servicio higiénico limpio, bien conservado, y con insumos y materiales sencillos.

¿Cómo conocer las expectativa de los clientes?
  • Realizando encuestas a los clientes.
  • Analizando las quejas y reclamos de los clientes
  • Analizando a los clientes claves perdidos.
  • Que el personal esté atento a las sugerencias y comentarios de los clientes.

 Debe ser rentable

Cualquier idea de negocio que emprendas debe tener como característica básica que sea rentable, es decir que te permita obtener una ganancia importante con respecto a tu inversión.

Dicha rentabilidad depende de lo que esperas ganar como emprendedor. Es importante que tengas presente que si inviertes un capital es para que obtengas una rentabilidad importante, que te permita ganar más que si inviertes en ahorros o en otras alternativas. Se hace negocio para ganar bien y no para perder o empatar.


Debe ser Oportuna

Quiere decir que el momento en que emprendas el negocio debe ser el adecuado para que puedas aprovechar la situación en favor del negocio.

Tiene que ver con el momento en el ciclo de vida del producto en el mercado en el que inicias tu negocio. Una cosa es que lances en la etapa de introducción del producto en el mercado y otra en la etapa de declive del producto, cuando el mercado ya está saturado y no hay posibilidades de ventas.

Por ejemplo, si deseas incursionar en el negocio de locutorios, no será un momento oportuno porque este tipo de negocios está en declive y la demanda es cada vez menor. Por lo tanto no es conveniente este tipo de negocios.

Una cosa es que lances tu producto y eres el primero en el mercado y otra cuando ya existen muchos competidores.

En la medida que emprendas en el momento adecuado las probabilidades de éxito serán muy elevadas.


Debe ser factible

Es decir que sea posible llevarlo a cabo, que sea posible realizarlo. De nada sirve que la idea sea maravillosa si finalmente no puedes hacerla realidad.

La factibilidad de tu negocio tiene que ver con tu real disposición a hacerla realidad, con la el cumplimiento de las normas y exigencias legales y con la posibilidad de contar con los recursos (personal, tecnología y capital).

Si no estás en disposición de hacer lo que el negocio requiere de ti, y no puedes cumplir con las normas y leyes, y tampoco puedes contar con los recursos necesarios, entonces no podrás hace realidad la idea de negocio. Por lo tanto debes descartar dicha idea de negocio.


Amigo emprendedor, si te pareció útil mi explicación,  será muy bueno escribas un comentario y también lo compartas con algún amigo, familiar o colega.

Si necesitas mi ayuda para definir tu idea y crear tu negocio propio solo debes hacer clic en… CONTACTO

PASOS PARA CALCULAR EL TAMAÑO DE UNA MUESTRA



Cuando realizamos un estudio de mercado para iniciar un negocio, muchas veces tenemos que utilizar la técnica de la encuesta, y para ello necesitamos calcular el tamaño de muestra que vamos a considerar. A continuación, te explicaré paso a paso cómo hacerlo de manera muy fácil.


Caso ejemplo

Para explicarte de manera práctica, utilizaremos el siguiente caso ejemplo. Supongamos que quiero hacer un estudio de mercado para incursionar en el negocio de regalos para personas entre 18 y 35 años de edad, hombres y mujeres, del nivel socio-económico B y C del distrito de San Borja en Lima, Perú. De acuerdo a las estadísticas, la población entre 18 y 35 años de edad perteneciente a los niveles socio-económicos B y C es de 32,084 personas.

Tengo que realizar encuestas a la población de San Borja que tengan dichas características y para ello debo calcular el tamaño de muestra a considerar en el estudio.


Conceptos básicos

Definición de población

Una población es el conjunto de personas que tienen características similares. Por ejemplo la población entre 18 y 35 años de edad perteneciente a los niveles socio-económicos B y C del distrito de San Borja en Lima, Perú.

El tamaño de la población es la cantidad total de personas que comprende el universo que se estudiará.

En nuestro caso el tamaño de la población es de 32,084 personas.

Definición de muestra y tamaño de muestra

Una muestra es un subconjunto o una parte de la población, que se obtiene para averiguar las propiedades o características de esta última. Por ello es importante que sea representativa de la población.

El tamaño de muestra es la cantidad de personas que se estudiarán. En nuestro caso, es la cantidad de personas a las cuales se aplicarán los cuestionarios de encuesta.

En muchos casos, el tamaño de la población es demasiado grande que sería imposible analizar a cada persona individualmente, y por ello se trabaja con muestras. Para nuestro caso ejemplo, imagina si tendríamos que aplicar encuestas a las 32,084 personas. Sería casi imposible o si se realizara el costo sería demasiado elevado y no sería conveniente financieramente. Por ello es que necesitamos trabajar con una muestra y debemos calcular el tamaño de muestra.

Es necesario tener presente que un tamaño de muestra demasiado grande representa un desperdicio de recursos, tanto materiales como humanos. Un tamaño demasiado pequeño es un desperdicio de esfuerzo, pues los resultados que se obtengan del estudio no tendrán un efecto significativo o se tendrán menos probabilidades de hacerlo.



¿De qué depende el tamaño de muestra?


El tamaño de la muestra dependerá de decisiones estadísticas y no estadísticas que tome el investigador.

a)    Decisiones estadísticas

El tamaño de muestra dependerá del grado de precisión y confiabilidad que queremos tener en los resultados. A mayor grado de confiabilidad y precisión mayor será el tamaño de muestra.

b)    Decisiones no estadísticas

En este caso se pueden considerar la disponibilidad de los recursos, el presupuesto o el equipo de personas que hará el trabajo de campo. Si los recursos son limitados, o el equipo de encuestadores no es óptimo,  es probable que el tamaño de muestra sea menor al deseado. Ten presente que un encuestador capacitado tiene un costo más elevado que aquel que no tiene suficiente preparación y experiencia.


 Factores estadísticos que afectan el tamaño de muestra


Los factores que intervienen en el tamaño de la muestra son:

a) El error máximo admisible

Es el que determina la precisión de los resultados. Es la máxima diferencia que podemos tolerar entre el valor de la variable obtenido en la muestra y el verdadero valor de ésta en la población. Para establecer el valor del error máximo admisible debemos preguntarnos cuán precisos deseamos que sean los resultados de la investigación.

Por ejemplo, para nuestra tienda de regalos, la investigación tiene por objetivo conocer el ticket promedio de compra en una tienda de regalos, y considera un error máximo admisible del 5%. Si en el estudio se obtiene que el ticket promedio es de S/. 100 por persona, estaríamos aceptando que realmente el verdadero valor esté entre 100 ± 5, es decir entre S/. 100 + 5% y S/. 100 - 5%, lo que da un intervalo de entre S/. 95 y S/. 105.

El error máximo admisible está relacionado inversamente con el tamaño de la muestra. A mayor error, el tamaño de muestra será más pequeño, y a menor error el tamaño de muestra será más grande.

Las empresas encuestadoras de renombre en el Perú utilizan un margen de error del 5%. Sin embargo, si se utiliza un margen de error del 10% los resultados también podrían ser significativos.


b) Coeficiente de confianza de la estimación

Para hacer la afirmación anterior sobre los límites dentro de los cuales se encuentra el verdadero valor poblacional, debe conocerse la probabilidad de que estos resultados sean ciertos y esto lo da el coeficiente o nivel de confianza, el cual es la medida probabilística de que el intervalo fijado con el error máximo admisible, contenga el valor poblacional.

En el ejemplo anterior, del ticket promedio de compra de regalos, se decidió trabajar con un nivel de confianza de 90%, con lo cual podríamos afirmar con un 90% de certeza que el ticket promedio de compra está entre S/. 95 y S/. 105. Claro está, queda 10% de posibilidades de equivocarnos al establecer esa conclusión. Si trabajamos con 95% de confianza, nos quedaría una posibilidad de equivocarnos de 5%.

A mayor nivel de confianza, más elevado será el tamaño de muestra, y al contrario, a menor nivel de confianza, el tamaño de muestra también será menor.

En general, los niveles de confianza más usuales son: 90%; 95% y 99%. En Perú las grandes empresas encuestadoras trabajan con un nivel de confianza del 95% y muchos investigadores trabajan con 90% de confianza.

Es necesario señalar que el nivel de confianza da lugar a un coeficiente denominado coeficiente Z, el mismo que es utilizado en las fórmulas para calcular el tamaño de muestra. Cada nivel de confianza es representado por el valor correspondiente del coeficiente Z, tal como sigue:



c) Varianza de la población (pq)

Recordemos el significado de los símbolos:

p = Es la probabilidad de éxito o proporción esperada. (Las personas responden Si.)
q = Es la probabilidad de fracaso o proporción de repuestas en la otra categoría. (Las personas responden No.).

La varianza en los ítems dicotómicos (dos respuestas que se excluyen mutuamente) es igual a pq y la varianza mayor (la mayor diversidad de respuestas) se da cuando p = q = 0.50 (la mitad de las personas responde sí y la otra mitad responde no).

Como se desconoce la varianza de la población, ponemos la varianza mayor posible porque a mayor varianza hará falta una muestra mayor. Es decir, consideramos los valores de p=q=0.50.


Pasos para calcular el tamaño de muestra


Paso 1. Definir la fórmula a utilizar

Dependiendo de la población, si es finita o infinita, se utilizará la fórmula correspondiente, tal como sigue:

a)   Fórmula para población finita o conocida

La fórmula para calcular el tamaño de muestra cuando el tamaño de la población es finita,  es la siguiente:

En donde,

n: Tamaño de muestra que queremos calcular
N: Tamaño de la población
Z: Coeficiente de confianza para un nivel de confianza determinado
p: Probabilidad de éxito
q: Probabilidad de fracaso.
d: Error máximo admisible

b)   Para población infinita o desconocida

La fórmula para calcular el tamaño de muestra cuando el tamaño de la población se desconoce o es infinita, es la siguiente:
En donde

Z: Coeficiente de confianza para un nivel de confianza determinado
p: Probabilidad de éxito
q: Probabilidad de fracaso.
d: Error máximo admisible


Paso 2: Cuantificar las variables a utilizar

Para el caso del ejemplo aplicativo, la población es finita, por lo tanto utilizaremos la primera fórmula. Las variables cuantificadas son las siguientes:

N: Tamaño de la población. La población es de 32,084 personas.
Z: Coeficiente de confianza. Para un nivel de confianza del 90%, el valor de Z = 1.645
p: Probabilidad de éxito. Consideramos el máximo: 0.50
q: Probabilidad de fracaso. Será 1.00 - 0.50 = 0.50
d: Error máximo admisible. Consideramos el 5%


Paso 3: Aplicar la fórmula

Aplicando la fórmula de tamaño de muestra para poblaciones finitas, obtenemos:



  n = 268

Por lo tanto, el tamaño de muestra es de 268 personas. Es decir realizaremos encuestas a 268 personas.