martes, 9 de agosto de 2011

NO PLANIFICAR ASEGURA EL FRACASO DE UN NEGOCIO




“Si me dieran ocho horas para talar un árbol, emplearía seis en afilar el hacha.”
- Abraham Lincoln
“Si tú no sabes a donde vas, de seguro terminarás en otro lado.
-Mark Twain

En el pasado muchos negocios prosperaban sin preocuparse el empresario por la planeación. En los tiempos actuales la situación ha cambiado debido a que cada día hacer negocios se hacen más complejos, el entorno es muy cambiante, los clientes son mas exigentes, existe mayor información al alcance de los clientes, existen mas competidores, etc., lo cual ha originado que se considere indispensable la planeación, para asegurar el futuro de una empresa.

Importancia de la planeación
La importancia fundamental de la planeación es que permite hacer realidad y cumplir metas y alcanzar objetivos utilizando adecuadamente los recursos y el tiempo, y minimizando los riesgos. Hacer realidad los sueños. Así se propicia el crecimiento y desarrollo de la empresa…

Permite hacer que las cosas sucedan, que la empresa pueda lograr sus metas y objetivo. Y no solo reaccionar ante las circunstancias, sino someter a las circunstancias.

Con la planeación:
·         Las actividades se coordinan dé tal manera que se consigue la integración de una gran fuerza, moviéndose armoniosamente hacia la meta predeterminada.
·         Todos los esfuerzos van dirigidos hacia los resultados que se desean y se obtiene con ello una eficiente sucesión de ellos.
·         Se reduce el trabajo improductivo y se reducen los costos, y  se estabiliza la empresa.
·         Se puede adelantar a los escenarios futuros posibles, permitiendo, además, tomar mejores decisiones.
·          Pensar de antemano lo que vas a hacer ayuda a encontrar oportunidades y amenazas que serían más difíciles de observar al ir sobre la marcha y con la presión del tiempo.

Planear como vas a desarrollar algún proyecto es lo que te llevará a lograrlo con éxito.

Todo negocio necesita ser competitivo, hacer las cosas con eficiencia y calidad. Esto no se logra con improvisación, se necesita primero hacer planes sobre la forma como esa acción se habrá de coordinar.

El objetivo no se lograría si los planes no lo detallaran para ser alcanzado. Todo control sería poco efectivo si no se comparara con un plan previo.

Sin planes se trabaja a ciegas, y trabajando a ciegas… a donde puede conducirnos? Al fracaso.

Lo que puede suceder sin planes
·         Sin planes, los administradores no pueden saber cómo organizar a la gente y los recursos; puede que no tengan ni siquiera la idea clara de qué es lo que necesitan organizar.
·         No pueden dirigir con confianza o esperar que otros los sigan.
·         Los administradores y sus seguidores tienen muy pocas probabilidades de lograr sus metas o de saber cuándo y dónde se están desviando de su camino. Actuarán llevados por el azar, por la suerte….

Lo más probable es que empiece a reaccionar a las situaciones a medida que estás aparezcan y esto para una empresa puede resultar muy costoso para la empresa, que posiblemente se dedicará mas a “apagar incendios”.

"Hacer un plan de negocio no garantiza el éxito, pero no hacerlo casi siempre asegura el fracaso"